Trabajo colaborativo, un paradigma de futuro

Por @MaiteAcinas. La aparición de internet ha transformado profundamente las sociedades modernas, hecho que para muchas empresas  y profesionales  autónomos está siendo extraordinariamente positivo. La popularización de las nuevas tecnologías ya está teniendo consecuencias significativas para la organización del trabajo. Según Mireia Ranera (directora de RR.HH 2.0 en Incipy, @mranera) :

“Estamos ante una nueva sociedad conectada, que está transformando la manera de competir, trabajar y relacionarnos. Un futuro que a pesar del pesimismo y la situación económica, ofrece oportunidades y grandes desafíos para las organizaciones que quieran apostar por adaptarse al nuevo entorno. Un mundo donde el reto no será tecnológico sino de personas, lo que diferenciará a las empresas de éxito serán sus líderes y su talento humano.”

Así, de la mano de la tecnología surge un modelo social en el que aparecen otros valores alternativos, innovadoras formas de desarrollo profesional en consonancia con el nuevo y complejo entorno económico.

En este contexto la fuerza del trabajo también cambia, los nuevos trabajadores poseen una mentalidad diferente. Se trata de jóvenes que ya no asocian el éxito a un sillón de alto cargo en una empresa. Para esta nueva generación el triunfo profesional se basa en hacer aquello que realmente les apasiona y colaborar con personas que aporten valor añadido a sus conocimientos.

Se trata de una búsqueda constante de la innovación a través de la colaboración, del trabajo en grupo. Se construyen redes de trabajo en las que sus componentes persiguen objetivos comunes y en las que cada miembro es capaz de aportar valor al conjunto a través de sus potenciales personales.

Nacen otras formas de empleo, los trabajadores necesitan sentirse más libres y autónomos para desarrollar sus ideas y crear sus propios negocios ante la escasez de ofertas laborales. El trabajador (sea éste autónomo, emprendedor o un empleado de una empresa) es el que decide dónde trabajar, su trabajo estará allá donde quiera que él esté.

Las empresas asimilan y comienzan a aplicar otros sistemas de organización y gestión de las tareas, recurriendo a técnicas como el crowsourcing , el coworking o el mentoring:

Crowsourcing

El crowdsourcing consiste en externalizar tareas que, tradicionalmente, realizaba un empleado o contratista, a un grupo numeroso de personas o una comunidad, a través de una convocatoria abierta. De esta manera el objetivo se puede conseguir en un periodo de tiempo más corto, obteniendo más soluciones, y viéndose disminuido el esfuerzo por parte del cliente y de los proveedores. En definitiva, a través de ésta vía se consiguen mejores resultados a través de la unión de un grupo de los que se hubieran logrado recurriendo a un sólo un miembro del mismo.

Esta manera de gestionar las tareas está muy extendida en países como USA, en España ya comienza a tener relevancia en el ámbito empresarial. Compañías como Adtriboo ponen en contacto cada día a decenas de empresas y trabajadores autónomos.

Coworking


Es una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores y pymes compartir un mismo espacio de trabajo (tanto físico como virtual) para desarrollar sus proyectos profesionales de manera independiente, a la vez que fomentan proyectos conjuntos.

En nuestro país han surgido en los últimos tiempos numerosos espacios de este tipo (ya somos el tercer país del mundo en el ranking de centros de coworking), donde miles de emprendedores encuentran un espacio en el que desarrollar su idea, y entrar en contacto con otros profesionales que pueden enriquecer su camino.

El coworking está basado en la idea de compartir (lugares físicos, tiempo, experiencias, conocimiento…) y colaborar, permitiendo reducir los gastos al máximo.

Mentoring


Es el ofrecimiento de consejos, información o guía que hace una persona que tiene experiencia y habilidades en beneficio del desarrollo personal y profesional de otra persona. Una técnica que puede ser de gran ayuda para todos aquellos emprendedores que se enfrentan a un mar de dudas a la hora de orientar sus nuevas empresas.

En España existen asociaciones, como la recién nacida “The Heroes Club”, que ponen el conocimiento de grandes empresarios a disposición de todos aquellos emprendedores ávidos de innovar y llevar lejos sus ideas.

Características del trabajo colaborativo en red

En estas nuevas formas de trabajo colaborativo la estructura organizativa tiene poco valor, se trata de sistemas abiertos y horizontales. Por ello, es indispensable tener objetivos comunes, que supongan retos para el conjunto. Una de las claves del triunfo de la red es aprovechar las diversidades de sus miembros. Se trabaja siguiendo estas pautas con el fin de generar mayor eficiencia.

Estas nuevas formas de trabajo requieren de un cambio de mentalidad que sitúe a las personas en un plano de predisposición para compartir y emprender un proceso de aprendizaje mutuo, donde es fundamental escucharse los unos a los otros (partiendo de la base de que nadie está en posesión de la verdad absoluta).

Para terminar, recurro a una frase de Michael Jordan que sintetiza las ideas de este post:

“En un equipo, no todos pueden pretender tener la misma fama y prensa, pero todos pueden decir que son campeones”.