Apps vs. Web Apps

Por @MaiteAcinas

Desde que apareciera y se popularizara internet, la forma de acceder a la red ha variado significativamente con el paso del tiempo. El pasado año, 2012, supuso un punto de inflexión en este aspecto, se considera esta fecha como el comienzo de “la era móvil”. Millones de usuarios en todo el mundo comenzaron a utilizar sus teléfonos para acceder a la red. El sector mobile crece en Europa a un ritmo vertiginoso (44% anual) y en España el número de teléfonos inteligentes ya supera los 26 millones. Nuestro país se sitúa a la cabeza del mundo, junto con Inglaterra, en lo que a penetración de smartphones se refiere.

Se dibuja así el contexto ideal para una prominente expansión del mercado de proveedores de contenido y desarrolladores de apps.

El usuario medio de un dispositivo móvil tiene instaladas 65 aplicaciones (entre las más frecuentes están las de mensajería instantánea, redes sociales, medios de información y comunicación, mapas…) de las cuales utiliza diariamente 10.

Empezamos a conocer el mundo de las aplicaciones gracias a Apple y su App Store, hoy en día existen millones, para todos los gustos y necesidades, tanto es así que cada vez se hace más difícil gestionarlas.

 

Fragmentación

El principal problema que afronta el mundo del desarrollo de aplicaciones es la fragmentación existente en el mercado: múltiples fabricantes, (Apple, Samsung, Nokia…), cientos de dispositivos (diferentes modelos de teléfonos) y diversos sistemas operativos (Ios, Android, Windows phone, Blackberry…). Si vamos un poco más allá y analizamos las tablets y las televisiones con acceso a internet, esta fragmentación se incrementa aún más.

 

HTML5

Crear una plataforma adaptada a cada sistema operativo resulta muy costoso y lleva más tiempo, parece que la solución está en el HTML5. El periódico Financial Times ha sido pionero en dar el salto de la aplicación clásica a la creación de una nueva web desarrollada en lenguaje HTLM5.

Este tipo de webs (web apps) detectan el tipo de dispositivo desde el que se accede a ellas y sirven la versión más adaptada en cada caso.

 

De Apps Nativas a Web Apps

Es probable que en muchos casos las apps nativas acaben convirtiéndose en web apps. Este tipo de aplicaciones en apariencia son como las apps clásicas que acostumbramos a utilizar, pero en realidad se trata de web apps basadas en HTML5. Una web app es una versión de la web optimizada para su perfecta visualización en dispositivos móviles gracias a HTML5 y CSS3. Gonzalo Guzmán (@gon_tgn), profesor de Inesdi Digital Business School, señalaba durante la celebración del Digital Day en Madrid que «el futuro es el HTML5 » y destacaba la importancia de tener una estrategia claramente definida antes de lanzarse a crear una aplicación.

 

Ventajas y desventajas de las Web Apps

-La principal ventaja de las web apps es su versatilidad. Este tipo de páginas pueden visualizarse correctamente desde cualquier dispositivo desde el que se acceda a ellas.

-Una desventaja importante de pasarse de aplicación a web app es que, en muchos casos, no estarán disponibles las funcionalidades propias de un smartphone (como la geolocalización, notificaciones “push”, etc…).