Prepárate y saca el máximo partido al Networking

Por @MaiteAcinas. Según un estudio de Right Management el 70% de los nuevos contratos se gestionan a través de contactos. Una empresa prefiere incorporar a su plantilla a un “conocido” o a una persona recomendada antes que a un tercero del que no tiene referencias. Crear y mantener en el tiempo una red de contactos puede ser vital a la hora de conquistar nuevos retos profesionales. Por este motivo prácticas como el networking adquieren cada vez más relevancia en el mundo empresarial.

¿Qué es el Networking y cómo ponerlo en practica?


El término “networking” hace referencia al vínculo profesional que se establece entre una serie de personas, de forma directa e indirecta, cuyo objetivo es el beneficio de todas las partes integrantes (ya sea conocer nuevos clientes, conseguir un empleo, establecer acuerdos comerciales…). En las cambiantes sociedades modernas resulta vital construir nuestra propia base de datos con contactos con los que mantener una relación laboral fructífera. En muchas ocasiones el éxito de una compañía dependerá de su capacidad para relacionarse con el entorno laboral. Pese a que el networking es una herramienta gratuita y de gran ayuda, el 90% de las Pymes españolas no exprime su potencial.

Podemos dar forma a nuestro netwoking tanto en el ámbito online como en el offline, aunque lo ideal es combinar ambos

  • Networking online: La aparición de redes sociales y comunidades ha puesto en nuestras manos la posibilidad de acercarnos a casi a cualquier profesional. Es interesante rastrear la red y buscar qué persona o compañía podrían aportar valor a mi perfil o empresa (y descubrir qué puedes ofrecerles tú). El experto en redes sociales, y profesor de Inesdi, Juan Merodio (@juanmerodio) afirma que «el contacto con los profesionales que acudan a un determinado evento de networking debe empezar mucho antes de acudir al mismo”. Según Merodio, deberíamos llevar a cabo una primera toma de contacto desde las redes sociales. El profesor recomienda LinkedIn, como una estupenda herramienta para conseguir conexiones ya que permite pasar de ese primer contacto online al offline.
  • Networking offline: Los eventos presenciales resultan muy útiles a la hora de trabajar nuestros lazos profesionales. Un alto porcentaje de los asistentes cubre sus objetivos de networking y aunque a priori pueda parecer que no dan sus frutos, a largo plazo podrás obtener grandes ventajas de este tipo de actos. Poner cara a alguien y escuchar su historia resulta siempre menos frío que la comunicación a través de internet o el teléfono. Por este motivo es muy interesante combinar el uso de la tecnología con la interacción cara a cara.

¿Qué beneficios puede aportarme el Networking?


  • Potenciar tu personal branding, posicionándote como experto en tu nicho de mercado
  • Conseguir mayor visibilidad para tu persona, marca o empresa
  • Crear una red de contactos vinculada a tu sector con los que intercambiar información y establecer posibles relaciones de negocio
  • Conseguir clientes potenciales, nuevos socios y proveedores
  • Generar confianzay transmitir cercanía y transparencia en torno a tu marca
  • Acceder a un nuevo empleo y/o encontrar nuevas oportunidades personales y de negocio
  • Conseguir ideas e inspiración para tu trabajo diario
  • Evitar caer en los mismos errores que cometieron otras personas de tu sector
  • Conocer personas interesantes que puedan aportarte valor a través de su experiencia personal y vivencias

Tips útiles

A la hora de saber cómo afrontar un evento de networking te recomiendo seguir estos consejos que pueden resultarte de gran utilidad:

  • Antes


 

Piensa qué objetivos persigues y define la estrategia adecuada para conseguirlos.

  1. Elabora un calendario anual con eventos, conferencias, congresos, ferias… de tu interés y decide a cuál te interesa ir.
  2. Crea un Elevator Pitch que resuma en unos segundos y de foma clara y convincente quién eres, lo que haces y cómo aportar valor a los demás.
  3. Evita la Improvisación, el networking exige una preparación previa importante.
  4. Averigua quiénes son los ponentes y los asistentes. Identifica a los influenciadores y personas relevantes del sector, busca información sobre ellos (en qué proyectos están sumergidos, sus logros, su experiencia, sigue su actividad en la red… etc. ), te sentirás más seguro a la hora de establecer un primer contacto y tendrás un tema de conversación para romper el hielo. Puedes contactar con ellos a través de redes sociales y citarte para seguir la conversación presencialmente durante el evento.
  5. Adecúa tu look a tus expectativas, cuida la imagen, las primeras impresiones son muy importantes cuando tienes tan poco tiempo para darte a conocer. Vístete en consonancia con el evento y tus objetivos.
  6. Ensaya cómo comenzar una conversación, (- “Hola fulanito, te sigo desde hace tiempo en redes sociales y me resulta muy interesante el nuevo proyecto que estás llevando a cabo. Creo que te puede ser útil investigar sobre…”)
  7. Trata de documentarte sobre el tema a tratar, lee artículos y blogs sobre la temática específica para no encontrarte perdido.
  8. Sigue las redes sociales del evento antes, durante y después del mismo para no perderte nada. Permanece atento a los influenciadores y nombres más relevantes y, en caso de interesarte, no dudes en contactar con ellos.
  9. No olvides que la comunicación no verbal es muy importante. Mantén una actitud empática, practica la escucha activa, trata de dar soluciones a las dudas y problemas de otros desinteresadamente. Sonríe y muéstrate cercano y divertido, que los demás se sientan cómodos interactuando contigo.
  10. Lleva  suficientes tarjetas comerciales para intercambiar con las personas con las que establezcas contacto.
  • Durante

Una vez en el evento mantente despierto y atento a todo lo que ocurra, aprovecha las pequeñas interacciones comunicativas para romper el hielo (a menudo el primer contacto no es verbal: un gesto cómplice ante algún comentario, una sonrisa amable, una mirada… pueden servir de hilo conductor para establecer una conversación).

  1. Es probable que tengas que acreditarte, coloca tu acreditación en un lugar visible para que los demás sepan quién eres rápidamente. En caso de que no te den identificación alguna, es recomendable acudir con un pin en la solapa con tu nombre y el de tu empresa.
  2. Si has sido invitado aprovecha la oportunidad para preguntar por la persona de la que recibiste la invitación, agradece su atención e interésate por el evento. Puedes aprovechar este primer contacto para solicitar al organizador que te presente a otras personas en las que estás interesado o con las que él mismo te recomiende charlar.
  3. Aprovecha los momentos previos para establecer los primeros contactos visuales o pequeñas conversaciones. El simple hecho de preguntar si un asiento está libre o dejar pasar a alguien puede dar pie a seguir hablando sobre lo que está pasando y profundizar en quién es tu interlocutor y por qué está allí.
  4. Llega con tiempo y sitúate cerca de la entrada para percatarte de quiénes van llegando y localizar aquellas personas con las que te interesa hablar. Además serás una de las primeras personas a quienes los demás vean. Aprovecha la pausa o el final del encuentro para dirigirte hacia esas personas rápidamente antes de que se introduzcan en otras conversaciones y nos resulten menos accesibles.
  5. Explota el “elevator pitch” que has preparado,resume en medio minuto quién eres, a qué te dedicas y qué beneficios puedes aportar a los demás. Después interésate por el resto, escucha a la persona que tengas enfrente para averiguar en qué podemos aportarle valor o qué podemos hacer por ellas. Prepáratelo muy bien, con palabras sencillas, fáciles de entender y persuasivas (beneficio, logro, resultados…).
  6. Observa las conversaciones que se están produciendo, aprende a diferenciar entre charlas formales e informales. Si te interesa hablar con alguien que ya está sumergido en una conversación sitúate cerca de él hasta que alguien se percate de que deseas un minuto. Aprovecha para introducirte  (- «Perdone que le interrumpa, pero quería comentar con usted un aspecto que me ha llamado la atención…”.) la dinámica debe ser presentarte, obtener información, transmitir una idea principal y marcharnos sin resultar pesados y siendo muy respetuosos con el tiempo ajeno.
  7. Utiliza el turno de preguntas para darte a conocer y posicionarte como especialista en un tema concreto. Las personas con tus mismos intereses u objetivos tomarán nota de quién eres y se acercarán a ti al final.
  8. Aprovecha los contactos realizados con anterioridad para que te introduzcan a terceros.
  9. Recurre al último post en el blog de alguien, un tweet,para encontrar un primer punto de conexión (-“Buenos días. Soy Juan, el otro día leí en tu blog que estáis trabajando en…”, -“He visto que eres aficionado al arte…. a mí también me gusta mucho…», -“Leo tu blog y te quería comentar algo que creo que te puede interesar somos muy afines en el campo de…”).
  10. No olvides tomar notas en el reverso de las tarjetas con alguna aclaración sobre la conversación o datos de interés que pueden resultarte útiles. Evitarás olvidarlos.
  11. Sé respetuoso con el tiempo de los demás, limita las conversaciones a aproximadamente cinco minutos, no te conviertas en la típica persona con la que es difícil cortar una conversación. Mantén charlas cortas y efectivas, ve al grano.
  12. Aprende a finalizar las conversaciones que te resultan poco fructíferas de manera educada. Muéstrate agradecido y ofrécete para ayudar en el futuro antes de poner punto y final a la charla.
  13. Repite varias veces el nombre de la persona con la que estás hablando durante la conversación, tu interlocutor te sentirá un poquito más cercano.
  • Después

Tras poner cara a un profesional, compartir unos minutos con él e intercambiar tarjetas es interesante realizar un buen seguimiento del contacto.

  1. Crea tu propia base de datos de contactos: indica de cada persona el nombre, empresa, cargo, dónde lo conociste, si tenéis algún conocido en común y cualquier otro dato de interés de cada registro. Completa la información con toda la que habías recavado previamente (en blogs, redes sociales, prensa…).
  2. Mantén viva la comunicación: puedes recurrir a un simple e-mail para ver qué tal va todo, enviar una propuesta, proponer una cita para profundizar en tu idea… No es cuestión de ser muy insistente y provocar rechazo, pero sí debes preocuparte por mantener vivo el vínculo.
  3. Cumple siempre con tu palabra: si te has comprometido a enviar un documento útil, un link, un teléfono… debes hacerlo lo antes posible.
  4. Acude frecuentemente a este tipo de eventos de networking: normalmente los asistentes coinciden y podrás profundizar en tus relaciones. Tus compañeros de sector verán que te mueves y te preocupas por mantenerte al día. Explica en los reencuentros los logros de tu compañía desde la última vez y los problemas que te has encontrado.
  5. Puedes recurrir a aficiones en común para estrechar lazos: apuntarse a un equipo de fútbol de una empresa, una jornada de golf, una comida en un restaurante específico… pueden ser de gran utilidad para lograr nuestros objetivos.

A partir de estas pocas recomendaciones optimizarás tus relaciones de networking y evitarás caer en los errores más comunes. Desde Inesdi te invitamos a acudir a cualquiera de nuestras conferencias y eventos para poner en práctica tus habilidades sociales :).

“El verdadero networking busca formas de ayudar a tener éxito a los demás. Se trata de trabajar duro para dar más de lo que uno recibe”

Keith Ferrazzi.