Tres «Mujeres Consejeras» hablan para Edenred con motivo del día de la Mujer Trabajadora

Por @MaiteAcinas

Joana Sánchez (@ejoana), Elena Gómez de Pozuelo ( @gomezdelpozuelo) y Mireia Ranera (@mranera), autoras del blog Mujeres Consejeras, pero sobre todo, empresarias de éxito con más de 20 años de experiencia. Con la excusa de la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora nos reunimos con tres mujeres con mucho que decir en el ámbito directivo.

Pueden presumir de ser empresarias, consejeras y profesionales con más de 20 años de experiencia. Además, son la cabeza visible de proyectos como Womenalia, Inesdi o Incipy.

Reflexionamos con ellas en una entrevista para Edenred sobre el significado del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Para ellas celebrar esta fecha es un recordatorio y un grito de ánimo a todas estas mujeres que se están incorporando con fuerza al mercado laboral en todo el mundo.

Joana Sánchez, Elena Gómez de Pozuelo y Mireia Ranera, coinciden en que aún queda mucho por avanzar en determinados aspectos y en palabras de Joana: “La integración de la mujer en el mundo laboral aún es un fenómeno reciente, aunque hemos avanzado mucho, no debemos olvidar que quedan ámbitos sociales a los que incorporarse”.

Una de las tendencias económicas más relevantes es el empuje con el que la mujer está llegando al mundo del trabajo, tanto en países desarrollados como en subdesarrollados (así lo señalaba Elena Gómez durante el encuentro).

Estas «Mujeres Consejeras» resaltan la importancia de la educación igualitaria en el entorno familiar. Según ellas, el camino que deben seguir las compañías es el de la flexibilidad de horarios que permitan equilibrar a las mujeres los ámbitos laboral y familiar (sin que ello afecte a su trabajo). Las nuevas generaciones viven situaciones familiares diferentes, afirma Mireia Ranera,  “compaginan vida profesional y familiar, esto está empezando a trasladarse a las empresas dirigidas por mujeres. Llegará un momento en que la posibilidad de equilibrar ambas facetas estará completamente integrada dentro de las compañías”.

Las tres empresarias señalan que la igualdad no empieza en los departamentos de RR.HH. sino en los consejos de administración.

Actualmente desde Bruselas se debate si establecer, o no, cuotas para que las mujeres ocupen al menos un 40% de los puestos directivos de las empresas. Joana Sánchez, Elena Gómez y Mireia Ranera, opinan que estas cuotas son necesarias durante unos años para lograr la igualdad, y que de seguir este camino en 2053 el ansiado equilibrio hombres-mujeres en puestos de mando se habría logrado con éxito.

«Las cuotas están ayudando a que las empresas con mujeres en los consejos de administración sean más rentables, es decir, las mujeres aportan otro punto de vista. Recursos Humanos está viviendo esta transformación no porque el perfil mujer sea mejor, sino porque contribuyen con valor diferente». Este cambio de mentalidad no depende de un área departamental concreta, más bien de la dirección de la empresa. Según ellas, necesitamos este empuje de las cuotas para romper cultura y tradición para que luego todo vaya por su propio pie.

Estas emprendedoras creen que existe un estilo de liderazgo femenino, donde el elemento persona tiene relevancia, es un estilo abierto, menos vertical y jerárquico en el que se da más importancia a la conexión. Es distinto, ni mejor ni peor, «hemos aprendido de los hombres que nos llevaban ventaja». Para ellas es un estilo que se adapta muy bien a la época actual.

«Creemos en la diversidad en las decisiones empresariales, como en la vida, cuanta más diversas mejor», «las empresas con mujeres en los Consejos de Administración son más rentables, las mujeres aportan valor».