logo
Expertos

La firma electrónica cualificada, clave entre las legaltech

Tech 
20/12/2023

La transformación digital ya está presente en todos los sectores de trabajo existentes, puesto que sus ventajas se extienden a cada uno de ellos. El trabajo de los despachos de abogados se caracteriza por ser tedioso y avanzar con lentitud, como sucede en todos los ámbitos burocráticos. La firma electrónica cualificada (QES) es una de las herramientas más innovadoras hasta la fecha, ya que tiene el poder de agilizar todos los trámites. Aunque no es específica del legaltech, sí figura como uno de los servicios más usados dentro de este concepto.

En este artículo, conoceremos qué es y cuáles son sus tipos con sus respectivas características y cuáles son los beneficios que ofrece al sector de la abogacía. Si te interesa este campo, en Inesdi contamos con el Máster en Legal Tech, en el que podrás aprender cuáles son los retos actuales de los modelos de negocio tecnológicos y cómo funciona el Derecho de la Tecnología.

¿Qué es la firma electrónica cualificada?

La QES es una solución digital que permite la identificación de una persona y la autenticación de su firma. Se utiliza para la firma de diferentes tipos de documentos, puesto que cuenta con la misma validez legal que la manuscrita y se puede realizar en un entorno seguro con totales garantías jurídicas.

En 2016, entró en vigor el Reglamento europeo de identificación electrónica y servicios de confianza, que es más conocido como el Reglamento eIDAS. A partir de este, se creó un nuevo marco jurídico que hacía posible el uso de esta firma electrónica reconocida en los Estados miembros y que es apta tanto para la ciudadanía como para empresas y entidades públicas de toda Europa.

Además de agilizar los trámites en los ámbitos públicos y privados, con esta firma también se pretende crear un entorno que sea más seguro para la realización de transacciones electrónicas por la vía telemática. También fomenta el comercio electrónico.

¿Qué dispositivos se necesitan para utilizarla?

La firma electrónica reconocida se crea a través de un dispositivo electrónico. Este debe estar cualificado para la creación de este tipo de firmas. Para ello, se basará en un certificado que será expedido por una Autoridad de Firma Cualificada. Este certificado es un documento electrónico que lleva toda la información acerca de la persona propietaria de la firma y sus claves, de manera que se pueda expresar su identidad y su conformidad con el contenido de los documentos en cuestión.

 

firma electrónica cualificada

 

Tipos de firma electrónica

Podemos diferenciar entre dos tipos de firma electrónica:

Firma electrónica cualificada local

Esta firma electrónica se realiza con un certificado electrónico que se aloja en el equipo de la persona firmante. Para su generación, existen varias posibilidades, como una tarjeta criptográfica, un token USB o un sello criptográfico con un software. Se puede emplear en cualquier sistema operativo y navegador, dado que se requiere una instalación previa en el equipo de quien firma.

Firma electrónica cualificada centralizada

La firma centralizada se aloja en un servidor seguro y es la opción que suelen elegir las empresas, debido a su versatilidad. A diferencia de la anterior, su acceso es posible desde cualquier equipo o dispositivo móvil que tenga conexión a Internet, sin importar dónde se encuentre.

 

firma electrónica cualificada

 

Beneficios de la firma electrónica cualificada

El legaltech no es el único ámbito en el que se utiliza la QES, puesto que también está presente en la banca online o en la generación de contratos inteligentes o Smart Contracts. Sea cual sea el sector en el que se empleen, sus beneficios son múltiples, y son los que te dejamos a continuación.

Ofrece confianza

Los proveedores de firmas electrónicas figuran en un listado de confianza de la Comisión Europea. Por lo tanto, todas aquellas empresas que cuenten con este servicio, la estarán transmitiendo a sus clientes. Para que se sepa que con parte de dicho listado, hay una etiqueta visible en la página web de la empresa en cuestión.

Mayor agilidad en los trámites

Como decíamos al comienzo, el derecho es denso y su aplicación compleja, de ahí que todos los trámites requieran tiempo. Con esta firma digital, se pueden reducir los tiempos para conseguir la firma en los documentos y así aumentar la eficiencia y la productividad.

Alta seguridad

Las firmas electrónicas utilizan un sistema de cifrado asimétrico, que implica una clave pública y otra privada. La primera la emplea cualquier persona para proceder con el cifrado de su mensaje, mientras que este, una vez que está encriptado, solo podrá ser leído por el destinatario, siempre que cuente con una clave privada o secreta.

Facilidad de uso e integración

Los avances tecnológicos no solo han posibilitado la existencia de firmas como esta, sino que además han logrado que su uso sea sencillo. Si bien existen diferentes tipos, como ya vimos, hoy en día es muy fácil acceder a soluciones web que ni siquiera implican descargas, y que además son compatibles con el resto de sistemas que use la empresa, gracias a widgets y API.



© Instituto de Innovación Digital de las Profesiones. Planeta Formación y Universidades. Todos los derechos reservados.
Por cualquier consulta, escríbanos a info@inesdi.com