Redes sociales y salud mental: cómo puede afectarnos la eliminación de los likes de Instagram

Las nuevas tecnologías y, especialmente las redes sociales, están cambiando nuestro modo de relacionarnos pero, ¿cómo afectan las redes sociales a nuestra salud mental? Instagram asume su cuota responsabilidad social su replantea su política de likes.

 

Instagram parece más preocupado que nunca por nuestra salud mental. Hoy mismo, 500 millones de personas revisaremos nuestro Instagram. Y muchos lo seguiremos haciendo, una y otra vez, porque nos encanta. Y es que los seres humanos parecemos necesitar de las recompensas visuales y sociales que ofrece la plataforma de Mark Zuckerberg. Aunque, si no tenemos un buen control sobre estos hábitos, podrían llegar a afectar seriamente nuestra salud mental

 

Y es que el uso excesivo de las redes puede derivar en problemas de diversas índoles. Por ejemplo, puede conducir a la interrupción del sueño, a la pérdida de productividad o a los conflictos interpersonales. Aunque la adicción a las redes sociales sigue siendo una cuestión bastante controvertida entre la comunidad científica, las similitudes entre las interacciones online y las conductas adictivas están generando serias preocupaciones con respecto a nuestra salud mental.

 

 

Este es el motivo principal por el cual Instagram ha comenzado a probar una nueva política para eliminar los likes visibles de la plataforma. Mientras que antes los usuarios podían ver cuántos likes habían recibido otros en sus publicaciones, ahora sólo verán likes en sus propias fotos.

 

Instagram comenzó a ocultar los likes en Canadá en mayo y ha ampliado las pruebas a Irlanda, Italia, Japón, Brasil, Australia y Nueva Zelanda. La plataforma empezó a probar la esta medida en Estados Unidos en noviembre.

 

Pero aunque la eliminación de likes podría mejorar el bienestar mental, ese diminuto corazoncito se ha convertido en una herramienta muy rentable para los influencers. En 2018,  sólo en Instagram se contabilizaron más de 3,7 millones de mensajes patrocinados. Y es que los influencers, que utilizan los likes como medio para atraer anunciantes, ahora deberán replantearse su modelo de negocio. 

 

 

Pero esta cuestión no parece importarle demasiado a Instagram, que está llevando a cabo el cambio a pesar de que pueda perjudicar al negocio. Su director ejecutivo, Adam Mosseri, explicó recientemente que la ansiedad y las presiones sociales que provienen de la plataforma «se están agudizando, particularmente entre los jóvenes, sobre todo en un mundo en el que el móvil es lo primero».  

 

¿Por qué nos enganchamos tanto a las redes sociales?

 

Cuando recibimos una notificación de que una de nuestras publicaciones en redes sociales ha recibido algún tipo de interacción, ya sea un comentario o un like, nos resulta edificante. Nos produce cierto placer. Según la ciencia, nuestro cerebro está programado para que las interacciones sociales sean gratificantes

 

Este sistema de recompensa social activa el estrato ventral, una parte del cerebro que se centra en la toma de decisiones y en el comportamiento relacionado con la recompensa. Es la misma área que se activa cuando, por ejemplo, apostamos, disfrutamos de una ración de pastel o tenemos relaciones sexuales. Los científicos creen que por eso es tan placentero revisar los medios sociales.

 

 

Imaginemos que cada vez que fuéramos al  banco obtuvieramos nuestro saldo, pero también viéramos el saldo de otras personas. Esto haría que la mayoría de las personas nos sintiéramos molestas o insatisfechas con lo que tenemos…

– Ofir Turel, neurólogo cognitivo

 

Otra característica atractiva de las redes sociales es que cuando publicamos, no sabemos cuántos likes tendremos ni cuándo los tendremos. Esto nos lleva revisar el teléfono con más frecuencia porque no sabemos cuándo aparecerá esta nueva información.

 

El profesor en neurología cognitiva de la California State University, Ofir Turel, cree que los usuarios de Instagram más jóvenes están más tentados por el sistema de recompensas que ofrecen las redes sociales debido al desarrollo del cerebro. Según comenta, “los sistemas de recompensa del cerebro se desarrollan muy rápidamente y maduran a una edad temprana, pero las regiones mentales que gestionan el autocontrol no terminan de desarrollarse hasta más tarde. Esto podría conducir a un uso excesivo de las redes sociales”. Para explicarlo de manera más gráfica, es como si tuvieran un motor muy maduro pero sus frenos aún estuvieran verdes.

 

¿Cómo harán frente los influencers a estos cambios?

  

Cuando las marcas seleccionan influencers para comercializar sus productos, tienen en cuenta la tasa de engagement del influencer (el nivel de compromiso de su audiencia a partir de la interacción). De este modo, cuanto más engagement, más valor tendrá el influencer para las marcas. 

En este sentido, la industria necesitará encontrar una nueva métrica para medir el valor de los influencers, la cual podrían ser los comentarios. De este modo, podría simplemente cambiar la forma en que los anunciantes y las agencias recogen las métricas.  

Si quieres saber más sobre los beneficios de utilizar Instagram para las marcas, pásate por este post.