logo
Expertos

Smart Working: así es la nueva tendencia de Teletrabajo

28/09/2022

Se llama smart working a una nueva forma de trabajar que surge de manera natural a partir del teletrabajo. Y no solo es su evolución natural. También supone una mejora significativa respecto a este.

Smart working: qué es

El smart working va un paso más allá que el teletrabajo. Ya no se trata de trabajar desde el lugar que mejor convenga al empleado. Tampoco es suficiente con dotar a los empleados de los equipos necesarios que necesitan.

El trabajo inteligente da un salto cualitativo respecto al teletrabajo.

Diferencias entre teletrabajo y smart working

El smart working apuesta por una metodología de trabajo inteligente, y para lograrlo se sirve del uso de la última tecnología. Esta nueva modalidad de trabajo es más beneficiosa tanto para el bienestar del empleado como para la empresa. Trasciende, por tanto, la idea de trabajo no presencial y se centra en maximizar sus ventajas.

Además del uso de la tecnología y la posibilidad de no estar físicamente en una oficina, el modelo de trabajo inteligente enfatiza dos ideas fundamentales para un correcto desempeño laboral. Una es la autonomía, la otra es la flexibilidad.

 

smart working

 

Tanto la autonomía como la flexibilidad están íntimamente ligadas al nivel de desempeño de cualquier empleado. Al igual que están asociadas al concepto tecnológico de smart: la tecnología, cuando es lo suficientemente inteligente, nos hace menos dependientes de otras personas y espacios. Aunque quizás cabría decir que nos hace más dependientes de esa misma tecnología. En cualquier caso, no estar atados a lugares y personas facilita el acceso a nuevas formas de trabajo que no implican necesariamente horarios tradicionales o asistencia.

Smart working: ventajas y desventajas

Hay que tener en cuenta que, así como la verdadera autonomía y flexibilidad facilitan el verdadero trabajo inteligente, es importante no distorsionar su significado. No es extraño que se pervierta el significado de ambas. En ese caso se cargan sobre el empleado exigencias o expectativas desproporcionadas o mal diseñadas. Y esto termina perjudicando no solo su nivel de productividad, sino también su bienestar psicológico.

Si tienes alguna responsabilidad en la gestión de equipos, o incluso si eres un empleado de base sin nadie a tu cargo, seguramente estarás de acuerdo con las ideas de flexibilidad y autonomía que definimos a continuación, así como con las distorsiones descritas.

Las ventajas del smart working son claras si la autonomía y flexibilidad son reales. Las desventajas surgen cuando ambas son falsas.

Autonomía real y falsa autonomía

  • Autonomía laboral: se entiende que un trabajo es realmente autónomo cuando posee la capacidad de tomar decisiones. Esto le habilita para llevar a cabo sus tareas teniendo en cuenta dos tipos de parámetros. Por una parte, la necesidad de hacer su trabajo. Por otra parte, sus propias necesidades. Los empleados con un grado adecuado de autonomía son más eficaces y eficientes. Su bienestar psicológico tiende a ser alto.
  • Autonomía falsa: la autonomía no se genera por sí misma. De hecho, cuando el empleado carece de directrices claras, trabaja sin ningún tipo de supervisión ni contacto con la empresa y tampoco recibe la necesaria capacitación, la autonomía es inviable. Lo que se da en esos casos es un caos laboral a todos los niveles. Esto genera malestar psicológico por varios motivos. Uno de ellos es que el trabajador percibe las exigencias de la empresa y también su incapacidad para cumplir con ellas adecuadamente.

El trabajo inteligente no implica descontrol. Al contrario, requiere un tipo de supervisión optimizada y más complicada de ofrecer.

 

smart working

 

Flexibilidad real y falsa flexibilidad

  • Flexibilidad laboral: se trata de que una empresa sea capaz de adaptarse a las necesidades de sus empleados. Sin olvidar que también debe adaptarse a las necesidades reales de cada puesto de trabajo. Esto quiere decir que la empresa deberá ser capaz de cambiar la metodología de trabajo cuando se requiera. Y ello sin reducir los niveles de eficacia.
  • Falsa flexibilidad: no hablamos de flexibilidad laboral, sino de caos absoluto cuando en una empresa no existe una estrategia. En organizaciones en las que no hay un orden ni se han definido los objetivos operativos, los empleados se sienten perdidos y trabajan por debajo de su potencial. Este tipo de entorno en el que reina la falsa flexibilidad se caracteriza porque los cambios se efectúan de manera aleatoria e impredecible, sin tener en cuenta las circunstancias.

La autonomía y la flexibilidad deben tener como objetivo final que los trabajadores puedan, de manera real y efectiva, conciliar los diferentes aspectos o facetas de su vida. Si te preguntabas cuál es en smart working el significado final de su existencia, es este: que los empleados y las empresas obtengan lo mejor los unos de la otra y viceversa. Es por ello que muchas empresas ponen a su disposición herramientas de trabajo colaborativo con el objetivo de mejorar la productividad así como la interacción entre ellos.

Para lograr este tipo de entorno de trabajo, nuestro consejo es que eches un vistazo a nuestro Máster en Transformación Digital e Innovación. En él aprenderás todo tipo de técnicas y estrategias para convertir tu empresa en el mejor lugar para trabajar.




© Instituto de Innovación Digital de las Profesiones. Planeta Formación y Universidades. Todos los derechos reservados.
Por cualquier consulta, escríbanos a info@inesdi.com

© Instituto de Innovación Digital de las Profesiones. Planeta Formación y Universidades. Todos los derechos reservados.
Por cualquier consulta, escríbanos a info@inesdi.com