¿Qué pasaría si tuvieras la habilidad de comunicarte de forma persuasiva?

Cuando Inesdi me invitó a redactar este artículo, tuve claro que quería compartir contigo algo que fuera útil y que pudieras poner en práctica enseguida. Pero antes de meternos en faena, permíteme que nos pongamos en contexto.

 

Inesdi | CopywritingEn los negocios, como en todos los ámbitos de la vida, nos vendemos con palabras. No he descubierto la rueda, ¿verdad? Pero entonces, si eso es tan obvio, ¿por qué desaprovechamos tantas oportunidades para dirigirnos con eficacia a las personas que pueden ayudarnos a conseguir nuestros objetivos, tan solo por no saber utilizar el potencial de las palabras cuando escribimos e-mails, presupuestos, una página de ventas, currículos, etc.?

 

Piensa en ello…

La única forma que tienes para interesar a las personas a las que quieres llegar y dirigirles a realizar el movimiento que deseas: comprar, responder un e-mail, hacer clic, compartir, descargar, etc., es a través de tus textos. La buena noticia es que la redacción persuasiva o copywriting no es un talento reservado a unos pocos privilegiados. Es una habilidad que puedes aprender en cualquier momento y que te será de gran utilidad para lograr que las personas a las que te diriges actúen.  

Digamos que el copywriting es la forma de vender con palabras y tiene un objetivo claro: aumentar la tasa de conversión de cualquier texto que escribas. Por lo tanto, es la herramienta de persuasión más poderosa del marketing y la única capaz de estimular las emociones, utilizando las palabras para atraer, conectar y guiar a la acción a tus públicos. Imagina la ventaja que eso te dará en todos los ámbitos de tu vida para ayudarte a conseguir las metas que anhelas.

 

El copywriting tiene como objetivo aumentar la tasa de conversión de un texto.

 

Pero antes de empezar a hablar sobre esos objetivos, permíteme una pregunta: cuándo escribes, ¿realmente tienes claro lo que quieres obtener con tus palabras? Seguro que, en lo más profundo de ti, lo sabes:

  • Convencer a la gente para que te compre.
  • Conseguir un empleo o un ascenso.
  • Recuperar a un antiguo cliente.
  • Motivar a tu equipo.
  • Inversores para tu negocio.
  • Despertar el interés de un periodista para que escriban sobre tu historia.

 

Pero seamos honestos, ¿hasta qué punto escribes con consciencia sobre ese objetivo? Y lo más importante, ¿en qué medida eliges tus palabras pensando en aportar valor a la persona a la que te diriges? Hablemos ahora sobre eso.

El secreto para escribir textos que te permitan alcanzar tus metas es ayudar a tus lectores. Se trata de entender lo que quieren y seleccionar tus palabras pensando en despertar sus emociones, satisfacer sus necesidades o resolver sus problemas. La clave está en comprender al “cavernícola” que todos llevamos dentro y ofrecerle una solución tan irresistible que le empuje a salir de su cueva y realizar la acción que deseas.

 

El secreto para escribir textos que te permitan alcanzar tus metas es ayudar a tus lectores.

 

Es posible que ahora te estés preguntando, sí Sara, eso está muy bien, pero… ¿por dónde empiezo?, ¿qué cuento?, ¿cómo explico lo que quiero?, ¿cómo elijo las palabras adecuadas o un título atractivo?, ¿cómo hago para que más personas lean mis correos electrónicos o se queden en mi web?

Te aseguro que formarte en copywriting te aclarará todas esas dudas. Pero mientras tanto, y tal y como te dije al principio del post, quiero compartir contigo un recurso que descubrí en el blog de Alexandra Franzen, una copywriter americana que me encanta. Se trata de un sencillo ejercicio que facilita tres aspectos claves:

  1. Organizar las ideas principales de cada texto.
  2. Enfocarte en el objetivo a alcanzar con esa redacción y entender las razones por las que escribes.
  3. Te obliga a ponerte en los zapatos de la persona a la que te diriges y escribir pensando en lo que quieres que esa persona SEPA, SIENTA Y HAGA cuando te lea.

Esta estructura te permitirá afrontar la redacción de tus textos con confianza y orden, y disipará las sombras del tan temido síndrome de la hoja en blanco, que todos en mayor o menor hemos sufrido.

 

 

Por Sara Martínez Muñoz, (@5palabras)

Mi filosofía: “Regala un pescado a un hombre y le alimentarás un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”. Proverbio Chino. 

Con las 5 palabras de mi marca: “Hacerlo bien y hacerlo saber”, formo y ayudo a empresas y profesionales que desean diseñar y desarrollar estrategias de comunicación completas, rentables y efectivas que conecten con las personas que les ayudarán a lograr sus objetivos comerciales y de imagen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *